Archivo de la etiqueta: Socialismo científico

La lucha consecuente de los comunistas contra los trotskistas (José Antonio Egido)

En 1914 Lenin escribió en su folleto sobre el derecho a la autodeterminación que “¡Trotski es mas peligroso que un enemigo!”.

Ese mismo año, el 9 de mayo escribe: “Los viejos militantes marxistas rusos conocen bien a Trotski y no hace falta hablarles de él. Pero la joven generación obrera no le conoce y es necesario hablarles de él. Porque es una figura típica de los 5 grupos extranjeros que flotan entre los liquidadores y el Partido”.

El pleno del Comité Central (C.C.) del Partido Comunista (Bolchevique) de Rusia deenero de 1925 estima que “el conjunto de las intervenciones de Trotski contra el partidopuede ser definido ahora… como el deseo de transformar la ideología del PCR en una especie de “bolchevismo” sin leninismo “modernizado” por Trotski. Eso no es bolchevismo. Es una revisión del bolchevismo”. El documento repasa las tres discusiones que el partido ha debido mantener con Trotski:

  • sobre la paz de Brest
  • sobre los sindicatos
  • Sobre el aparato del partido

La que lleva en ese momento en la que “Trotski ha emprendido ya la cruzada abierta contra los fundamentos de la concepción bolchevique del mundo”.

El XV Congreso del Partido (1927) caracteriza al trotskismo como “instrumento de la tercera fuerza contra el régimen de la dictadura del proletariado”.

El 8 de junio de 1926 el Presidium del Comité ejecutivo de la Internacional Comunista (I.C.) aprobó un documento que denunciaba las posiciones sectarias de los trotskistas. El pleno conjunto del CC y de la CCC del PC(b) de la URSS de agosto de 1927 recuerda que “el partido y la KOMINTERN… condenaron en 1923 a la oposición trotskista, caracterizando sus opiniones como una desviación pequeño-burguesa”. El XV congreso del PC(b) de la URSS en diciembre de 1927 considera que la oposición trotskista-menchevique calumnia a la URSS calificándola de Estado termidoriano degenerado, niega la dictadura del proletariado en la URSS y entabla una luchacontrarrevolucionaria contra ella. “La oposición trotskista ha roto por completo con elleninismo y defiende una plataforma menchevique-liquidadora, ayuda a los enemigos de la URSS con sus calumnias y realiza una labor escisionista inaudita”. En febrero de 1928 el IX Pleno del mismo órgano aprobó las resoluciones del XV Congreso soviético y declaró la pertenencia al trotskismo incompatible con la afiliación a la I.C.

El 27 de octubre de 1928 los miehqdefaultmbros de la dirección del PC Americano (PCA) Max Schachtman y Martín Abern que declararon su total apoyo a Trotsky fueron expulsados y crearon la Liga Comunista de América (LCA). En 1934 el PCA se enfrenta a la fusiónde la LCA con el Partido Obrero Americano (AWP). En 1937 denuncia a la revista Partisan Review que invita a colaborar a Trotsky y que terminaría como un órgano de propaganda de la CIA. El dirigente comunista norteamericano William Z. Foster escribió que la lucha contra el trotskismo en los años 30 “decidía no sólo el destino de la Revolución en Rusia sino también el del Movimiento Comunista mundial. La victoria de las fuerzas trotskistas significaría el éxito decisivo de la reacción mundial” .

En 1.927 el secretario del Partido Comunista Chino (PCCh) Chen Duxiu es destituido y expulsado del Partido por sus posiciones trotskistas y capitulacionistas. Intentaconspirar contra el nuevo secretario del Partido Wang Ming. Éste escribe que “en el verano de 1927 fue derrotado el oportunismo de derecha de Chen Duxiu,… en el otoño de 1929 fracasó el grupo de liquidadores trotskistas-chenduxiuistas”. Considera que los trotskistas son “cómplices activos de la reacción imperialista” .

De 1928 a 1930 el Partido Comunista Brasileño (PCB) expulsa a los troskistas que formaron la “Liga Comunista Internacionalista” que, tras criticar la insurrección popular en 1935 de la Alianza Nacional Libertadora (ANP) y a su jefe, el líder comunista LuizCarlos Prestes, desapareció en 1936.

En 1932 y 1933 los trotskistas fueron expulsados del Partido Comunista de Cuba y constituyeron el “Partido bolchevique internacional”.

La Historia del Partido del Trabajo de Albania señala como en 1934, en los comienzos del comunismo albanés, se desató una lucha entre comunistas y trotskistas en el seno del “Grupo Comunista” de la ciudad de Korça: “Los elementos trotskistas se lanzaron con furia contra la línea seguida por Ali Kelmendi y contra la parte mas sana del Grupo, esforzándose en obstruir por todos los medios la ampliación de la labor y la influencia de los comunistas entre las masas. Su representante principal, Niko Xoxi, ambicionaba tomar la dirección del Grupo para luego obligarlo a que aceptase los puntos de vista trotskistas”. La lucha se saldó con el desenmascaramiento y la expulsión de N. Xoxi del comité directivo del grupo.

En 1935 el fundador del Partido Comunista de Bélgica (PCB) Joseph Jacquemotte derrota a los trotskistas en la Conferencia del Partido de Charleroi .

En una fecha sin determinar el “Amauta” José Carlos Mariátegui, fundador del PC peruano y gran pensador marxista escribe:”El trotskimo sabe de un radicalismo teórico que no logra condensarse en fórmulas concretas y precisas”.

En 1936 el gran comunista catalán Joan Comorera redacta la declaración de principios para la unificación de 4 partidos revolucionarios que dará lugar al Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC) excluyendo explícitamente a los trotskistas.

En marzo de 1937 Stalin acusa al trotskismo de pasar de corriente política de la clase obrera a “banda cínica y sin principios de saboteadores, agentes de diversión, espías y asesinos”. En 1937 Ho Chi Minh indica al PC de Indochina que no hay que aceptar absolutamente ningún compromiso con los trotskistas. Según Santucho, los trotskistas vietnamitas se enfrentaron abiertamente al PC justamente cuando éste comienza a desarrollar la guerrilla. El Pleno de su C.C. de marzo de 1938 señala que se ha subestimado el peligro trotskista y la colaboración sin principios con los trotskistas. En marzo de 1939 este PC llama en un manifiesto a barrer a los trotskistas. En los años 40 las publicaciones ilegales del Partido y del Frente Viet Minh luchan contra “los trotskistas provocadores y saboteadores”. En Octubre de 1938 Mao Tsetung afirma ante el C. C. del PCCh que “los servicios secretos del imperialismo japonés tratan constantemente de minar nuestro Partido y de hacer que, disfrazados de activistas, se infiltren en él colaboracionistas, trotskistas, elementos pro japoneses, degenerados y arribistas” .

A finales de los años 30 el Partido Comunista de Chile expulsa de sus filas a los trotskistas, que crean el “Partido Comunista de Izquierdas” y comienzan a luchar contra el Frente Popular que termina por fracasar en 1940-41.

El Ché Guevara escribió que “Consideramos que el partido trotskista actúa contra la Revolución” . La oposición sistemática del trotskista “Partido Obrero Revolucionario” (POR) a la Revolución Cubana fue perseguida: en 1961 fue destruida una edición en español de La Revolución permanente de Trotsky, en 1962 un trotskista fue detenido mientras difundía un panfleto, un mitin en honor a Trotsky fue prohibido en Guantánamo y su secretario general Idalberto Ferrera Acosta fue detenido durante 48 horas. En 1965 un grupo de trotskistas fue procesado. La represión cesó y los detenidos fueron liberados cuando los trotskistas se comprometieron a cesar en su actividad contrarrevolucionaria. En 1966, Fidel Castro, acusó al trotskismo de ser “instrumento vulgar del imperialismo y de la reacción”.

Las fuerzas revolucionarias mexicanas tomaron medidas para combatir la influencia contrarrevolucionaria del trotskismo. La Liga Comunista 23 de septiembre (LC23S) ejecutó al dirigente del PRT Alfonso Peralta Reyes en 1976 e informó que no toleraría la propaganda trotskista.

Respondiendo a calumnias de un troskista irlandés, el presidente nacional del Partido Comunista de Irlanda (PCI) Michael O’Riordan escribe que “Los hechos son testarudos y testimonian que el trotskismo, teórica y prácticamente, ha sido un fracaso en la historia y en ninguna parte ha podido instaurar el poder de la clase obrera” .

El traidor Gorbachov rehabilitó a Trotsky poco antes de la liquidación de la URSS.

En septiembre de 1993 el Partido de la Liberación (P.L.) de Argentina sale al paso de la política reformista y anticomunistas de los trotskistas argentinos con el importante documento “Nuestra confrontación con el trotskismo”.

La lucha de los comunistas contra el trotskismo sigue en el siglo XXI. El líder de la Coordinación Comunista que lucha contra la degeneración del PC de Francia Jean-Luc Sallé estima que “la destrucción programada del PCF crea las condiciones para un reforzamiento de las corrientes trotskistas. Aprovechan su gran ocasión: la de impedir la emergencia de un partido comunista auténtico y crear un partido trotskista que conduciría a la clase obrera al impasse… y reforzaría el dispositivo socialdemócrata, apoyo social del capitalismo. Las tácticas varían. LO y LCR quieren a partir de sus éxitos electorales, crear una formación a “la izquierda” del PCF mutado. El Partido de los Trabajadores (PT) practica el entrismo en el PCF… Para la coordinación comunista los dos adversarios de la reconstrucción del partido son los liquidadores reformistas y los troskistas”.

En el seno del Partido Comunista de Filipinas (CPP) se produce una crisis política en 1991. Una parte de sus miembros, considerados traidores por el Partido, abrazan el troskismo y crean en 1998 el “Partido revolucionario de los trabajadores de Filipinas”. Uno de sus cuadros será ejecutado en el 2001 por el Partido. En el 2002 el líder de la Coordination Communiste pour la reconstruction du parti communiste revolutionnaire, que en 1999 habia abandonado ya el PCF, Maurice Cukierman declara: “Hace falta recordar que a menudo el trotskismo es la escuela de formación política de los dirigentes socialdemócratas? El anticomunismo y antisovietismo que destilan da n prueba del callejón sin salida en el que intentan encerrar a la clase obrera”. También en el 2002 Raymond Casas, antiguo cuadro del PCF, uno de los fundadores del PC Marxista-Leninista de Francia, escribe que “el trotskismo es un peligro serio para un partido revolucionario aunque puede convertirse en una comedia ridícula. Los comunistas sinceros y lúcidos tienen que estar seguros que la reconstrucción de un verdadero partido revolucionario exige la vigilancia más grande en relación al trotskismo, cáncer mundial de todo Partido Comunista serio. La experiencia debe convertirnos en implacables en este punto, bajo pena de no conocer nunca un partido sólido, anhelado y esperado por las masas laboriosas”.

En el 2003 el comunista belga Johnny Coopmans imparte un curso titulado “El trotskismo, una doctrina antimarxista?” en la universidad marxista de verano del PTB. Afirma que “analizar el trotskismo es aprender a construir hoy un movimiento comunista”.

El presidente del PC de la Federación Rusa (PCFR) Guennadi Ziuganov escribe en el 2004 que “Haremos lo posible para no permitir en nuestras filas el espíritu del trotskismo, o lo que es lo mismo, los intentos de determinados activistas engreídos, que se sienten superiores, “superhombres, por encima del CC, de sus leyes, de sus decisiones, dando de este modo la excusa a determinada parte del partido a hacer un trabajo de desgaste que haga perder la confianza de ese mismo CC”.

En el seminario de Bruselas del PTB de mayo del 2005 “Comunistas en Lucha” de Francia afirman que “en realidad los socialdemócratas y los troskistas prosiguen su tradicional actividad de zapa al servicio de la burguesía y del sistema de explotación capitalista. Los socialdemócratas y los contrarrevolucionarios trostskistas extienden las ilusiones reformistas para desviar a los trabajadores de la actividad revolucionaria”.

Anuncios

Análisis y conclusiones sobre la construcción socialista durante el siglo XX, fundamentalmente en la URSS. Percepción del KKE sobre el socialismo (18o Congreso, Resolución sobre el Socialismo)

Publicamos a continuacion las TESIS SOBRE SOCIALISMO de los camaradas del PARTIDO COMUNISTA DE GRECIA, un interesante y útil analisis de la contruccion del socialismo en la URSS, que nos habla sobre los aportes de la URSS a la construccion del socialismo y sobre los errores que se dieron en dicho proceso.

KKE 18 socialismoDESCARGAR EN EL SIGUIENTE LINK:

ANÁLISIS MARXISTA DEL ESTADO

Francisco Guacarán

Tribuna Popular

carlos_marx_001

I. Esta serie de artículos que iniciamos hoy pretende servir de insumo para la necesaria discusión nacional acerca del Estado, su valoración desde la ciencia marxista, así como las tareas del movimiento popular revolucionario. Para una necesaria profundización sobre este interesante tema, aprovechamos para mencionar la bibliografía básica: “La Ideología Alemana”, F. Engels y C. Marx: “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”, F. Engels “El 18 Brumario de Luis Bonaparte”, “La guerra civil en Francia”, C. Marx; “El Estado y la Revolución” y “Sobre el Estado”, V.I. Lenin.

Una tarea de primer orden es asumir que la ofensiva ideológica y de masas contra el capitalismo implica proveernos de las herramientas necesarias para identificar de forma certera y científica las condiciones actuales de la lucha popular revolucionaria, alejándonos de concepciones reformistas, socialdemócratas y también de aquellas provenientes de un supuesto campo progresista, pero que niega la ciencia y la lucha de clases.

Comencemos por la noción central de la teoría revolucionaria sobre el Estado, el cual es asumido como aparato de dominación y represión de clases, que busca garantizar, a través de diversos medios, la reproducción y fortalecimiento de la clase y sectores hegemónicos. Por tanto, ningún Estado puede ser considerado como garante y defensor absoluto de los derechos de todos los ciudadanos, por cuanto su función primordial es proteger los intereses de la clase dominante.

En el caso específico del Estado liberal burgués –organización político-ideológica que corresponde al modo de producción capitalista–, su función es proteger los intereses económicos de la burguesía y sus capas (financiera, industrial, agraria, monopólica, transnacional, pequeña y mediana burguesía, entre otros). Esto implica, consecuentemente, garantizar el funcionamiento del complejo engranaje del capitalismo en la forma que se desarrolle en un país determinado.

Esto constituye el primer debate profundo contra las concepciones burguesas y socialdemócratas, las cuales promueven entre las masas trabajadoras la falsa idea del Estado liberal burgués como la mejor forma de organización social que garantiza las libertades públicas y el ejercicio de la democracia absoluta: derecho al voto, distribución equitativa de la riqueza, igualdad de oportunidades, ascenso social, entre otros principios de la restringida y variante democracia burguesa.

En efecto, el Estado liberal burgués es un avance con respecto a los Estados esclavistas o feudales, puesto que promueve y, hasta cierto punto, garantiza el ejercicio de importantes derechos públicos promovidos por la burguesía y demás capas dominantes de la sociedad capitalista. Sin embargo, todo Estado burgués, independientemente de las formas más o menos democráticas que pueda adoptar y de la cualidad de los derechos que garantice, posee unos límites estrictos basados en la garantía de la reproducción de la explotación, es decir, en la defensa de la propiedad privada y de la plusvalía, como motor de la sociedad capitalista.

He ahí la contradicción clave que vemos las y los comunistas en la generalidad del Estado, su imposibilidad de erigirse como defensor y garante de los derechos de todos los sectores sociales mientras protege los miserables intereses económicos de los explotadores. Sea un Estado republicano, monárquico, centralista o federalista, social de derecho o de justicia, su función como reproductor de la sociedad dividida en clases será la misma.

III. Para alcanzar una acertada valoración marxista sobre el Estado y definir las tácticas correctas para la lucha revolucionaria, no debemos conformarnos con saber y repetir que éste es “un aparato de dominación de clases” y que “reproduce y surge de una sociedad dividida en clases”, y creer que con eso hemos resuelto el problema. Sigue leyendo

LECCIONES DE LA EXPERIENCIA SOCIALISTA CHILENA (I)

César Quintero Ríos.

Especial para Tribuna Popular – PC de Venezuela

movilizacion-allende

El estudio de la llamada “vía chilena al socialismo”, de los años 70 del siglo pasado, constituye gran interés para el movimiento popular, precisamente por las características pacíficas de dicho proyecto, sus resultados y su heroica resistencia ante la reacción burguesa e imperialista.

La experiencia chilena es referencia obligada para el histórico debate que enfrenta al marxismo-leninismo con la socialdemocracia y su proyecto reformista, el cual puede ser abrazado por capas aparentemente disímiles de la burguesía. Es indudable que la llegada de Allende a la presidencia, a través de la amplia alianza de sectores sociales y políticos de la Unidad Popular (UP), fue una clara respuesta a la agudización de la lucha de clases del Chile gobernado por la Democracia Cristiana, cuyas políticas profundizaron el carácter dependiente y pro-norteamericano del capitalismo chileno, en beneficio de la burguesía industrial monopólica asociada al capital extranjero y en detrimento de las otras capas de la clase hegemónica, especialmente la pequeña burguesía.

La irrupción de la UP en el panorama político chileno era orientada por un programa de izquierda, sustentado en transformaciones graduales y pacíficas, sin irrupciones profundas del orden legal burgués, pero en búsqueda del reemplazo del Estado burgués por un Estado Popular, sin definir su carácter ni composición. Además se planteaba tareas antiimperialistas y antioligárquicas con perspectiva socialista, reforzando el aparato estatal, afectando principalmente al capital monopólico e imperialista.

Antes de entrar a analizar estos aspectos es importante responder una cuestión clave para el análisis marxista: ¿cuál es la clase, capa o conjunto de capas sociales hegemónica en la conducción de estas tareas? Consideremos las siguientes características del gobierno de la UP: a) sus acciones estuvieron enmarcadas en la legalidad burguesa, sin buscar la destrucción del Estado capitalista sino “consolidarse” como ocupantes; b) surgió un importante grupo social pequeñoburgués en funciones de dirección de las principales empresas nacionalizadas; c) escasa presencia del control obrero en la producción y gestión política; d) una difícil gestión económica que terminó beneficiando principalmente a la pequeña y mediana burguesía, al tiempo que cumplía su objetivo de golpear duramente a los capitales monopólicos e imperialistas.

Desde luego, el vacío dejado por la burguesía monopólica en el manejo económico del país, fue inmediatamente ocupado por esta capa social emergente del punto «b)», en sus aspiraciones de convertirse en gran burguesía. Para esto, el proyecto capitalista de Estado, engrandecido por la política de nacionalizaciones, calza a la precisión con los objetivos de la pequeña burguesía, como forma de garantizar los mecanismos de acumulación necesarios para sus objetivos.

Así, esta capa es la que define la orientación política y económica estratégica que caracterizó a lo fundamental del gobierno de la UP: mantener al Estado burgués, útil para la reproducción del capitalismo; y, crear alianzas con diversas capas sociales, especialmente el proletariado, cuya capacidad de movilización en medio del auge revolucionario le brinda un gran apoyo en su lucha contra la gran burguesía y el imperialismo. Este esquema plantea de forma sencilla un proceso altamente convulsionado, cuyas características y enseñanzas fundamentales continuaremos analizando.

 

En la apariencia de la política formal se encuentran los intereses de clase

La vigencia del marxismo en el análisis del Estado, herramienta imprescindible para la clase obrera

JoséA. González
Partido Comunista de México

Es un hecho que los conflictos sociales se agudizan por todo lo ancho y largo del país. Las consecuencias de la crisis, del despojo y demás formas que tiene el capital para acumular o restablecer sus ganancias se reflejan en la violencia, el crimen, los disturbios y las expresiones espontáneas de protesta de las clases explotadas e incluso de la pequeñaburguesía. Hemos presenciado la aparición y fin de movimientos cuyos objetivos no lograron concretizarse en nada, en que su lógica y concepciones inspiradas en el liberalismo político fueron una trampa para desactivarlos, desmovilizarlos y a final de cuentas, integrarlos al sistema. Uno de los errores más comunes que caracterizaron a estos movimientos políticos, y que también prevalece en gran parte de la sociedad, es la poca comprensión del funcionamiento del Estado en el capitalismo. Es asíque estos errores llevaron a esperar imparcialidad del poder y no comprender los intereses y objetivos que condensa el Estado. Ante esta problemática, la concepción marxista del Estado es una herramienta para superar dichos errores que derivan en planteamientos ingenuos y, en el peor de los casos, en el oportunismo.

Según el análisis marxista, el Estado es producto de la sociedad dividida en clases, en palabras de Lenin:

“El Estado es una maquina para mantener el dominio de una clase sobre otra, pues no es posible obligar a la mayor parte de la sociedad a que a que trabaje sistemáticamente en beneficio de la otra parte, sin un aparato permanente de coerción. Mientras no existían las clase, tampoco existía este aparato. Pero cuando surgieron las clases, siempre y en todas partes, paralelamente al desarrollo y consolidación de esa división, apareciótambién una institución especial: el Estado.”(Lenin, acerca del Estado. PP. 18. Editorial Grijalbo.)

Sigue leyendo

Obras de Marc Moiseievich Rosental

rosental

Historia y crítica

Las siguientes tres obras del soviético Marc Moiseievich Rosental: El método dialéctico marxista, Principios de lógica dialéctica, Categorías del materialismo dialéctico. Abordan problemas relacionados con la dialéctica pese a ser manuales representan un documento de la lectura que se tenia en dicho periodo del método en la obra de Karl Marx. Son recuperadas de Issuu y Scribd en formato pdf, puedes descargarlas en una carpeta haciendo click en la imágen.

Historia de la gran revolucion socialista de octubre (Libro)

Dejamos para descargar este excelente libro sobre la historia de la revolución socialista llevada a cabo en Rusia en 1917.

PARA DESCARGAR CLICK AQUI

Sin título