José Antonio Arze

En ocasión del 60 aniversario de su fallecimiento, el autor recuerda al político y sociólogo “injustamente olvidado”.

José Roberto Arze* foto106

La Paz, Letras de Página Siete, domingo, 08 de noviembre de 2015

Se definió como socialista desde sus 16 años. Intentó organizar entre fines de la década del 20 y del 30 el Partido Comunista, pero no tuvo respaldo suficiente de la III Internacional y optó por promover la formación del Partido de la Izquierda Revolucionaria (PIR), que fue el partido más popular en su tiempo

José Antonio Arze (13 de enero de 1904-23 de agosto de 1955) es una figura casi olvidada en Bolivia, situación que contrasta con la popularidad que tuvo en vida, como líder del socialismo boliviano, como promotor de la sociología y como difusor del marxismo y aplicador de esta doctrina al conocimiento de la realidad boliviana. Rompiendo los escrúpulos que nacen del parentesco próximo, intentaré trazar brevemente su silueta intelectual y política con el doble propósito de incitar a los “viejos” a revivir su memoria  y a los jóvenes a interesarse por indagar acerca del papel de este personaje en la cultura boliviana.

Rol histórico

Para precisar el rol histórico de José Antonio Arze, acudimos a una autovaloración que aparece en una escueta autobiografía que escribió a mediados de 1952. El pasaje que nos interesa dice así: “Durante mis 48 años de vida, creo haber hecho alguna contribución al progreso de mi país, al menos en tres direcciones: 1) La implantación de la autonomía universitaria; 2) La fundación del PIR, movimiento de izquierda que ha tenido la virtud de suscitar el estudio científico de la realidad nacional y agrupar a las clases obreras, campesinas y medias en un frente de resistencia contra la oligarquía interna y el Imperialismo. (No es del caso discutir aquí los pros y contras aducidos en relación con los 12 años de vida y el futuro de mi partido); 3) La difusión en Bolivia de la sociología, como ciencia teórica y como método para la investigación de los problemas sociales bolivianos”.

Este pasaje se complementa con este otro, tomado de la misma fuente: “Auscultando con profunda sinceridad en el mundo de mis anhelos actuales, debo decir que no me interesan mucho ni la adquisición de una gran fortuna, ni situaciones espectaculares de política. Analizando los años más activos de mi vida, llego a la conclusión de que he sido, por sobre todo, un intelectual, con acentuada afición a las lecturas sociológicas e históricas, pero un intelectual siempre sensible también a las actividades tendientes a buscar mejores condiciones de vida para las masas oprimidas de mi Patria”.

He aquí algunos datos factuales que dan sustento objetivo a esta autoevaluación.

En el ámbito de la sociología tuvo destacado papel como profesor y conferencista de esta materia en universidades de Bolivia y del exterior (Perú, Chile, México, Estados Unidos, Francia, etc.). Diseñó la organización de institutos de investigación sociológica de alcance nacional e internacional (las tres instituciones nombradas por él más el proyecto de Instituto Sociográfico de América Latina (ISAL) bien acogido por sus colegas latinoamericanos); creó la Sociedad Boliviana de Sociología; escribió un extenso libro sobre sociología marxista (1963) y varios ensayos sobre sociología boliviana y latinoamericana. Lo fundamental de sus aportes en esta materia radican en su esfuerzo por reconstruir la visión histórico-sociológica de Bolivia desde el punto de vista del materialismo histórico.

En el plano político, se definió como socialista desde sus 16 años. Intentó organizar entre fines de la década del 20 y del 30 el Partido Comunista, pero no tuvo respaldo suficiente de la III Internacional y optó por promover la formación del Partido de la Izquierda Revolucionaria (PIR), que fue el partido más popular en su tiempo y que plasmó en su programa postulados como la Reforma Agraria, la nacionalización de las Minas, la reforma educacional, la coeducación, la escuela activa, el estímulo activo de las lenguas nativas, que se convirtieron en el contenido central del proceso revolucionario de 1952 (aunque haya sido otro el partido que liderizó esa revolución). Hoy mismo varias de sus iniciativas vienen ejecutándose, aunque sus propugnadores no lo sepan. Tuvo un activo papel opositor a los gobiernos de Peñaranda, Villarroel y Urriolagoitia. En un intento de rescatar los valores democráticos nacionales, se aproximó a los partidos tradicionales para enfrentar el peligro de desviación nazifascista del gobierno de Villarroel, pero prontamente retornó a una posición de independencia. Sin embargo, sus enemigos no le entendieron bien y lo combatieron con saña, llegando incluso a un intento de asesinato. Políticamente, sus enemigos principales fueron la “rosca”, el movimientismo y el trotskismo. Pero esta es materia de dilucidaciones más profundas.

En el campo de la educación, enseñó en todos los ciclos de enseñanza en Bolivia y el exterior. A él se deben, en buena parte, logros tan importantes como la autonomía universitaria (fue su teórico y su promotor), la educación activa, la coeducación y la escuela única, que se plasmaron principalmente en el código de la educación boliviana (1955), en cuya redacción participó como una de las figuras centrales.
Además de estas tres vertientes que las llamaremos fundamentales, Arze realizó una importante labor de difusión de la cultura boliviana en el exterior; intentó sentar los fundamentos de una crítica literaria de contenido socialista y revolucionario; tradujo del francés varios libros, siendo entre ellos dos los más importantes: El imperio socialista de los incas, de Louis Baudin, y Melgarejo, un tirano romántico, de Max Daireaux.

Cómo se lo ve

De José Antonio Arze se han ocupado varios autores nacionales y extranjeros. Valentín Abecia López le ha dedicado una biografía más o menos extensa. Guillermo Francovich lo exalta entre los pensadores bolivianos destacando que fue indiscutiblemente el “líder del marxismo militante en Bolivia”. Juan Albarracín Millán le ha consagrado un extenso capítulo en su recuento del pensamiento sociológico boliviano.

El sociólogo argentino Alfredo Poviña lo presenta como destacado cultor de esta ciencia con influencia en Chile y en Bolivia. Édgar Ávila, y otros, se han ocupado de su faceta literaria. Entre los poetas que le han dedicado versos están, cuando menos, Yolanda Bedregal, Paz Nery Nava, Juan Capriles, Guido Villa-Gómez y Ramiro Barrenechea. Pero, al mismo tiempo, no faltan adversarios o rivales, como Lora, Céspedes y Ovando, que tratan de minimizarlo, en parte, en base a la incomprensión y, en parte, en base a la tergiversación y la calumnia.

Creemos que Arze está injustamente olvidado. Merece ser estudiado sin apasionamiento, porque, como él lo dijo, consagró a su vida a la lucha por reivindicar a los sectores populares. Ojalá que estas líneas puedan despertar el interés de la juventud y de los intelectuales.

*Escritor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s